El Derecho Mercantil es la parte del Derecho que regula la actividad económica que, por medio de una organización de elementos personales y reales, desarrolla un empresario, es decir, la actividad económica que se realiza en una empresa.
El Código de Comercio es el principal marco legislativo de las operaciones mercantiles en España. El orden de aplicación en todo lo referente a los contratos mercantiles es: Código de Comercio, leyes especiales y normas generales del Derecho Civil.
El Código de Comercio no abarca toda la legislación mercantil, sino que la mayoría la encontramos en las leyes especiales: Ley de Suspensión de Pagos y Quiebra, Ley de la Competencia Desleal, Texto Refundido de la Ley de Sociedades Anónimas,…
Las obligaciones en materia de contabilidad son: el empresario debe llevar una contabilidad ordenada que permita un seguimiento cronológico de todas las operaciones y la elaboración de balances e inventarios. La contabilidad la llevarán directamente los empresarios o las personas autorizadas, sin perjuicio de la responsabilidad de aquellos. Las sociedades mercantiles tienen que llevar un libro de actas donde constarán: acuerdos adoptados en las juntas generales especiales, la expresión de las fechas relativas a la convocatoria y a la constitución del órgano, resumen de los asuntos tratados y resultados de votaciones.

La Ley de Competencia sanciona conductas que puedan impedir, restringir o falsear la competencia del mercado nacional. Algunas de estas conductas son la fijación de precios al margen de la ley de la oferta y de la demanda o el reparto del mercado para dominar el sector. Además, se desea omitir los actos que menosprecian los productos de los competidores.
La Ley General de la Publicidad pretende que la publicidad no cause perjuicios a terceros, no atente contra las personas, ni vulnere los derechos de la Constitución. La ley prohíbe la publicidad engañosa, desleal y subliminal.

Hay dos modalidades de propiedad industrial: las invenciones que comprenden la patente de invención, modelos de utilidad, modelos industriales y artísticos y los signos distintivos que comprenden el nombre comercial, las marcas y los rótulos de establecimiento. Mediante la patente se le reconoce a quien haya realizado un nuevo invento aplicable a la industria el derecho de explotación exclusiva, durante un tiempo determinado. Este derecho pertenece al Registro de Propiedad Industrial y el inventor lo puede vender, donar o legar.
El consumidor está protegido mediante la Ley para la Defensa de Consumidores y Usuarios.
El Registro Mercantil es un organismo del Estado dependiente del Ministerio de Justicia a través de la Dirección General de los Registros y del Notariado, que tiene como finalidad la publicidad oficial de las situaciones jurídicas de los empresarios inscritos en él. Tiene por objeto: inscribir a las empresas en su momento de constitución, legalizar los libros de las empresas e inscribir a los apoderados. El Registro Mercantil se divide en Registros Territoriales y Registro Central.
Por último, el empresario debe contar con las leyes laborales y fiscales.